el párpado en el fuego

Lo impòsible es cada vez mas posible pues lo real y lo posible es cada vez mas intolerable. Vienen tiempos duros, estad preparados para sus mentiras, montajes y presidios… Sin duda tienen miedo…

Nuestro meneo.

Entre las montañas,
saliendo de un túnel,
de un ferrocarril abandonado,
la frondosa flora nos envuelve,
esto es una porción
resistente de un moribundo paraíso.

Desde el rio,
los bosques escalan la sierra.
Un bramido a lo lejos,
noto tu olor penetrante
que para el placer me llama.
por fin recuperamos el animal,
y en el prado nos revolcamos,,,
Los ciervos pelean,
el choque de cuernos
acompaña nuestro meneo.

Anuncios

Se escuchan las cadenas.

Inspirada en una frase de Rosa Luxemburgo.
Cuando se es consciente de la opresión,
de la propia esclavitud,
la palabra libertad tiene sentido.
Un sentido que
solo se aprecia con su ausencia.
Quien es libre no necesita esta palabra.

Trabajo, salario, paro y subsidio.
Dependencia, consumo y circo.
Nuestro mundo sumiso,
su mundo el Poder.

Vidas perdidas,
toda la sociedad es ya un encierro
el mundo está colonizado
por la mentira y la ilusión del dinero…
La cárcel, el aislamiento,
son su proyecto social
en estado puro,
sin decorados,
sin delicadezas.
La libertad del comercio
es la opresión de la gente.

Secuestradas vidas,
secuestradas palabras,
secuestrados pensamientos,
acciones recuperables.
La libertad solo se aprecia
cuando al moverse,
se escuchan las cadenas.

La estupidez uniformada.

El mundo en su informada ignorancia,
aceptan todo lo que le echen.

Los señores de la guerra tras hartarse con las matanzas
dejan a sus uniformados perros los huesos,
aun así los uniformados son fieles,
fieles mercenarios, que solo reciben ordenes…

El pueblo en revuelta, rechaza la ignorancia,
la inspiración se inicia negando al Poder.

La inteligencia es la enemiga del estado,
la disciplina y la obediencia
necesitan ese sentido común
que niega el pensamiento.
Las verdades de la ideología
son la sumisión del raciocinio.

El sufrimiento y la alegría.

Rodeando los cadalsos hay supermercados,
tras la superficialidad de todo lo comprado
se esconde la sangre, el sufrimiento
y un largo aburrimiento.

Los palacios son el fruto
de enormes campos cultivados de muertos.
La cosecha enriquece a los que nunca sufren
y en sus pulpitos quieren convencernos
que vivamos una vida de trabajo duro
y sufrimientos.

Y Sufrimos
por eso sabemos que la vida debe ser una fiesta,
que la revuelta busca la alegría,
esa alegría que sabe
que todo puede acabar en una masacre.
Pero intentarlo, es un golpe de aire fresco,
la libertad puede ser un suspiro
que destruye una eternidad opresiva.
Ese suspiro perdura, tozudamente como la vida
mientras la eternidad es la simple muerte,
la muerte de antes y después de la vida.

La contención y la prudencia
es la inerte traición de la conformidad.
Aplazar un esperanza,
es intentar eludir lo inevitable.

Del paraíso, un infierno.
Del infierno, un paraíso.
El tiempo simplemente transcurre,
no hay ningún lugar,
cualquier espacio es liberado,
los pequeños momentos son nuestro mundo.

Encadenar.

Encadenar un amor
es garantía para una condena
de perder la alegría
que el amor necesita.

Los sentimientos necesitan alas
para libremente imaginar lo vivido
y lo que queda por vivir,
lagos donde depositar las lagrimas
y campos para cultivar amplias sonrisas.

El día se acerca para cosechar palabras sinceras,
no es necesaria la eternidad
solo vivir una vida
y luchar para que esta sea libre.